Proyecto Conexión Portugués

04/04/2018 by SIMN

0

Porto Alegre, 14 de marzo de 2018 - El proyecto Conexión Portugués, desarrollado por la Misión de Pompeya a través  del centro Scalarbriniano CIBAI Migrações, además de la enseñanza de la lengua portuguesa a los migrantes que llegan a Rio Grande do Sul, les proporciona la inserción y la creación de nuevas raíces a la tierra que los acoge.

El derecho a la educación es vital para la dignidad humana y no debería ser diferente en el proceso migratorio. Sin embargo, ante la ausencia del poder público en la acogida y la inexistencia de políticas públicas para estos nuevos migrantes, la preocupación por la acogida y el acceso a la enseñanza está siendo asumida por voluntarios vinculados a la iglesia.

Al llegar a nuestro territorio, el migrante se enfrenta a la primera barrera que es la cuestión de la lengua local. Las empresas que los acogen como empleados no han tenido mucho interés en proporcionar cursos de portugués.

Por lo tanto, desde hace años el Centro Scalabriniano de Porto Alegre, CIBAI Migrações organiza centros de servicio para los migrantes con cursos de formación profesional y en particular el portugués. Al asistir a Conexión Portugués, además de aprender el idioma local, los estudiantes reciben orientación a través de conferencias legales, formación multicultural y se insertan en el nuevo contexto social a través de excursiones, actividades culturales, talleres de danza y teatro. A cada encuentro, después del aprendizaje de la lengua, los migrantes participan de momentos de integración, es aquí donde todas las clases se encuentran en la hora del almuerzo, que está preparado con mucho cariño por el equipo de voluntarios.

A través de todas esas actividades, proporcionadas en conjunto, el migrante deja de ser solo un observador de la nueva realidad y perfecciona también su participación en la sociedad brasileña, pasando a contribuir al mixto cultural existente en ese país, lo que trae el rescate de su ciudadanía.

Actualmente el curso tiene 115 alumnos, divididos en siete grupos, de acuerdo con los niveles de conocimiento de la lengua (niveles principiante, intermedio y avanzado), y cuenta con un equipo de 18 voluntarios.